viernes, 18 de noviembre de 2011

LA EXPLOSIVA MEZCLA DE UN ENORME CRIMEN Y UNA GIGANTESCA INCOMPETENCIA (y II)



COSAS QUE NO ENTENDEMOS Y DE LAS QUE ESTAMOS HARTOS


Hace unos días, la prensa publicaba que los “mercados”, que siguen siendo esos atacantes desconocidos a los que ya me referí (v. http://andresdelaoliva.blogspot.com/2011/08/la-guerra-de-los-mundos2011-el.html), se dirigían ya contra 12 países de la Eurozona (de los de gran magnitud económica, sólo se salvaban Alemania y Holanda). Esta situación tremenda, a la que se añade el aumento de la “prima de riesgo” de la deuda de España, de nuevo hoy hasta el borde del abismo, reaviva nuestra cólera -sorda, pero cólera- ante la irresponsabilidad y la incompetencia.

Los ciudadanos comunes y no endeudados estamos absolutamente hartos de que nadie -ninguna autoridad política ni económica- nos diga quiénes son los “mercados”. Los ciudadanos comunes y no endeudados estamos hartos de que nadie explique por qué, con una situación en el mundo occidental en la que abundan los países con problemas comunes -por ejemplo, el endeudamiento de los países mismos en cuanto tales-, los misteriosos “mercados” asedian muy desigualmente y, en concreto, están dejando tranquilos a los EE.UU., cuando su endeudamiento es salvaje y estuvieron, declaradamente, a horas de la suspensión de pagos o “default”. A los ciudadanos comunes y no endeudados nos disgusta mucho que, sin explicaciones medianamente inteligibles, unos elementos más desconocidos que “Anonymous” hayan derrumbado ya varios Gobiernos democráticamente constituidos, por mal que nos cayesen sus dirigentes (como el alucinante Berlusconi). Nos encoleriza que, además, haya estúpidos ejecutivos financieros españoles comentando que ellos han hecho caer a esos dirigentes y harán caer a los de aquí (es una chulería de bofetada). Estamos altamente sorprendidos de que en los EE.UU. de América no esté en la cárcel otro financiero que Madoff, porque le pillaron con el esquema Ponzi desarbolado, pero no haya noticia de investigación alguna seria sobre los responsables de tanto “activo tóxico” como ha inundado el mundo . Nos asombra que no se haya investigado en serio hechos tan llamativos como una calificación máxima (AAA) de Lehmann Brothers hasta la misma víspera de su quiebra y de sus enormes estropicios (que han llegado hasta España) o como el “rescate” de la enorme aseguradora AIG (American Insurance Group) o como el enriquecimiento de Mr. John Paulson, que ganó al menos TRES MIL QUINIENTOS MILLONES DE DÓLARES en un solo año, 2007, especulando con las hipotecas subprime (cuando el 99’99% de la población mundial alfabeta está convencida de que nadie puede ganar tanto dinero lícitamente en un solo año).  Los mismos ciudadanos comunes y no endeudados no logramos entender que nadie, de las entrañas de ese gigante llamado Goldman Sachs, haya sido imputado de nada ilícito en el país, los EE.UU., con una supuestamente excelente legislación sobre delincuencia económica. Como mínimo, si no reproches y sanciones penales, hubiera podido y debido producirse en los EE.UU. una descalificación pública de un par de docenas de banqueros y políticos con un importante número de abandonos de la vida política y económica. Nada de eso: los culpables siguen en sus puestos. Porque tienen mucho poder y el Poder quiere que sigan.

Pero si nos situamos en nuestra ribera del Atlántico, los ciudadanos comunes y no endeudados no recibimos ninguna explicación acerca de la espléndida paz en que los misteriosos “mercados” dejan al Reino Unido de la Gran Bretaña, pese a que su situación económica real diste sideralmente de ser tranquilizadora. El hecho es tanto más irritante cuanto Mr. Cameron nos cuenta de vez en cuando cuánto disfruta cada mañana, al despertar, con el pensamiento de que Gran Bretaña no está en el euro.

NUESTRA REALIDAD Y NUESTRA COYUNTURA

Así las cosas, me parece que, por muy mala que sea -y lo es- la situación económica española, el hecho de que ahora mismo estemos precisamente nosotros al borde del famoso abismo a causa de “los mercados” no tiene una explicación exclusivamente económica. Quede claro que si ahora digo esto y voy a explicarlo, a mí no se me podrá reprochar ni minusvalorar nuestra propia crisis ni haber despreciado lo que importaba nuestra economía real respecto de la credibilidad internacional. Porque el 10 de junio de 2010, publicaba aquí un “post” titulado “MAREANDO LA PERDIZ CRIMINALMENTE: LA CLAVE, NO SE CONFUNDAN, ES LA RECUPERACIÓN DE NUESTRA ECONOMÍA REAL” (http://andresdelaoliva.blogspot.com/2010/06/mareando-la-perdiz-criminalmente-la.html). Es decir, que un lego en economía como yo (con algo de esfuerzo, eso sí), veía venir el problema de la credibilidad y la confianza internacional en relación con nuestra economía real. Diecisiete meses, en unos tiempos en que cada día dura mucho, han sido desperdiciados con fijaciones estultas sobre nuestro sistema financiero, con la consecuencia de miles de millones destinados inútilmente a ese sistema y no a estimular la economía real. ¿Por qué se ha desamparado 17 meses decisivos a la pequeña y mediana empresa, clave del empleo, para sanear a unos bancos y a unas cajas que hoy no prestan ni un euro a nadie, ni a sus mejores clientes con un cuarto de siglo sin un impago y dándoles a ganar miles de millones anuales? Pero hay otros “detalles”: por ejemplo, aquellos 400 y pico euros “regalados” por barba, dejando la caja pública vacía de billetes o el plan E, con un importe que se hubiera podido destinar a que los Ayuntamientos pagasen a las empresas acreedoras.

Si no ha habido delito en estos disparates, que han disparado el desempleo, ha habido una incompetencia gigantesca. Y no habrá delito tampoco en el comportamiento del Sr. Fernández Ordóñez, Presidente del Banco de España, pero lo suyo no ha sido ignorancia y chapuza, porque consta que conocía cómo iba aumentando hasta extremos irracionales la llamada “exposición al ladrillo” de cajas y bancos españoles, que inflaban más y más la “burbuja inmobiliaria”: es gravísimo que no tomase medidas. Su destino quizá no sea la cárcel, pero sí debería ser el ostracismo, la inhabilitación social para cualquier cosa que no sea cultivar aficiones inofensivas viviendo de sus ahorros hasta el final.

COSAS QUE EMPEZAMOS A ENTENDER: AQUÍ HAY MUCHA POLÍTICA Y MUY MALA IDEA

Así y todo, el ataque de “los mercados” a España, ahora mismo -vuelvo al hilo que seguía-, no tiene clara justificación meramente económica. Les presento lo que no es una certeza, pero sí una conjetura fundamentada y muy plausible. Ésta es mi hipótesis fundada: hay motivos políticos para el ataque de “los mercados” a la Eurozona y a España. La desconfianza en ciertos países (en España,, concretamente) y los movimientos de masas de dinero que nos hunden están, en gran medida, creados y dirigidos por los reyes de la ingeniería financiera y de la especulación del mismo tipo, los mismos que generaron la crisis financiera. Sedes principales: Wall Street y la City londinense. Objetivo inmediato: seguir haciendo dinero con la especulación y desplazar la atención de millones de ciudadanos inversores de cantidades modestas (esos grandes fondos de pensiones) respecto de la situación económica de los EE.UU. Objetivo mediato (seguramente sólo de algunos, más inteligentes y menos cortoplacistas): acabar comprando Europa a precios de saldo.

Entre otros indicios, como el comportamiento constante de Mr. Obama culpando a Europa de la crisis mundial, es de destacar, me parece, que los “medios” más influyentes en la confianza o en la desconfianza están todos en manos norteamericanas y británicas, con sus conexiones académicas (!) e intelectuales: los premios Nobel y sus cátedras y Universidades. La fortísima influencia indirecta de Harvard, ya bastante estudiada, merece también mención especial.

Europa no se defiende seriamente. Parece poco discutible que Merkel es la reina en medio del caos. Y si Merkel dice grandes verdades, como “no gasten más de lo que tengan”, “reduzcan drásticamente el gasto público”, “busquen el equilibrio presupuestario”, esas grandes verdades tienen que ver con el comportamiento habitual de los responsables políticos y económicos de los países. Son recetas elementales  para el “buen padre de familia”, son reglas para la ordinaria administración, pero en absoluto sirven para la extraordinaria crisis real de estos momentos. Nada hay en las fórmulas de Merkel para afrontar la especulación, para frenar a “los mercados”, para dar a los países de la eurozona el necesario respiro. Los dirigentes europeos están desde hace muchos meses (por no hablar de años) absolutamente a la defensiva, incapaces de diseñar un contraataque, un plan propio. No soy el único que piensa así. Vean el interesante artículo de Aurora Mínguez, corresponsal de Radio Nacional en Alemania, “¿Y si Merkel estuviera equivocada?” (http://www.elconfidencial.com/opinion/tribuna/2011/11/17/y-si-merkel-estuviera-equivocada-8265/)

Europa, además de distraerse (o ser distraída: lo ha sido, pienso, en el último G-20) en actuaciones sobre asuntos varios (inyecciones al sistema financiero, recapitalización de bancos), actuaciones que no han evitado ni la crisis hoy al rojo vivo ni mucho menos han propiciado la reactivación de las economías reales -todo lo contrario-, no parece dispuesta, ante grandísimos males, a idear y aplicar grandísimos remedios, como sería actuar sobre los mercados bursátiles para obstaculizar la especulación, distinguir entre inversiones de distinto tipo (por sus fines y sus características identificables) y, sobre todo, me parece, homogeneizar y unificar la deuda soberana de la UE o, cuando menos, la de la Eurozona, de modo que si nos atacan, tengan que atacar a todos. Esto requiere mucha altura de miras, exige creer de verdad en el futuro común de la UE. Exigiría a Merkel y a Alemania, poner temporalmente el interés de Merkel y de Alemania, no en la situación alemana de hoy y de mañana, sino en la situación del conjunto de Europa, que debiera ser, económicamente, el serio interés de Alemania. Lo están diciendo y pidiendo muchos. Pero no se hace. Si sigue sin hacerse, en esa compra de los activos de Europa a precio de saldo, que temo y vaticino, aparecerá Alemania con su parte del botín. Que Alemania ya se esté beneficiando de la situación, no sólo por la solidez de su economía, sino por los "ataques" de "los mercados" a España y a Italia es algo como para tener la mosca detrás de la oreja.  ¿No ve Merkel lo que ocurre o no quiere verlo? ¿Es tozuda o una política nacionalista alemana, con habilidad y sin talla de estadista? Ha pasado el tiempo de seguir amonestando a los demás con manidas recetas. Ha llegado el momento de actuar con decisión. Alemania tiene que demostrar que, aunque no todos los países europeos sean como Alemania, Alemania está con Europa y no con los que la quieren hundir. Eso tendría un coste inmediato, poco agradable, sin duda, pero tendría también grandes beneficios, incluso a corto plazo. Personalmente, ahora no creo todavía en la conspiración. Tampoco creo (porque no es cosa de fe, es algo visible) pero sí estoy seguro de la magnitud del crimen y de la enormidad de la incompetencia, con un egoísmo miope añadido. Sin embargo, si no se cambia de rumbo, se darán alas, no ya a la paranoia conspiratoria, sino a una bien fundada explicación conspiratoria de lo que ha ocurrido y está ocurriendo: una alianza para destruir la Eurozona y el euro, en beneficio de USA y GB, con la complicidad de Alemania.

5 comentarios:

Quijotadas dijo...

Alemania está consiguiendo financiarse a un precio por debajo de su IPC a costa de los ataques a la deuda de otros países. No es tan inocente. Es más, está controlando y dirigiendo políticamente a Europa. Es la gran beneficiada de todo esto, porque se le está permitiendo.

Joaquín Galán dijo...

Mi querido profesor, con todo el respeto, debo indicarle que no estoy de acuerdo con sus comentarios. Básicamente me parece que está perdido y perdida está también su tradicional claridad. Dice una vieja expresión que si examinas con detalle una contradicción podrás descubrir en ella, al menos, un error. Yo observo en sus comentarios algunas contradicciones.

- Busca un culpable asumiendo que este es desconocido pero focaliza su búsqueda en un sector determinado asumiendo quienes no son los culpables y quienes tienen todas las papaletas para serlo.

- Usted observa alguna irregularidad en el argumento de esos “mercados desconocidos que nos atacan”, pero sin embargo lo asume como esencialmente cierto. Solo busca la confirmación de sus sospechas.

- Afirma no haber despreciado nuestra credibilidad internacional como causa de nuestra situación pero, no pareciéndole de peso suficiente tal causa, busca otra.

- Usted no cree en las teorías conspiratorias pero sus hipótesis son básicamente eso, una teoría conspiratoria.

- Acepta como bueno el argumento del “buen padre de familia” y, sin embargo, no cree en el como solución a esta situación. Es como si pensara que la solución se encuentra en un término medio entre la austeridad y el dispendio.

Al abogar por la unificación de la deuda soberana usted aboga por la supresión de la prima de riesgo y, claro, muerto el perro se acabó la rabia. Si, conozco esa receta.
¿Y cómo se demuestra creer de verdad en el futuro de Europa?. Haciendo borrón y cuenta nueva para que todos seamos a partir de ahora mas iguales, tanto los que ahorraron como los que se endeudaron. Jamás se me ocurriría un medio mas eficaz de conseguir exactamente lo contrario, es decir, el completo derrumbamiento de Europa. Algo a lo que por cierto parecemos encaminados.

Alemania ha cometido un enorme error, pero no es el que usted apunta. Consintió en interés propio abrir la caja de los truenos que consiste en permitir que el BCE compre deuda soberana basura griega porque los bancos alemanes tenían mucha. Eso va en contra del tratado de Maastrich y ahora se ha vuelto contra Alemania. Por la misma cuenta se puede permitir la compra de cualquier tipo de deuda de naciones en dificultades y lo que en el caso griego era un ingreso neto para Alemania ahora se convierte en un reintegro de mayor cuantía.

Son precisamente los ciudadanos comunes y no endeudados, entre los cuales usted se incluye, los mas perjudicados por las medias propuestas a las que se apone Alemania. Este país es su mejor aliado porque comparten con él una característica esencial: han trabajado para ahorrar. Si el BCE compra deuda soberana basura lo hace con dinero impreso lo que se traduce en la devaluación de la moneda y mas inflación. Esto significa que los ahorros del ahorrador valen menos y la deuda del endeudado también vale menos, es decir, debe menos. Es una transferencia de renta entre hormigas y cigarras a lo que usted da su consentimiento.

Un cordial saludo

Joaquín Galán dijo...

Siguiendo con las pesquisas sobre el modo en que hemos llegado aquí le aconsejo que se remonte aproximadamente un año en el tiempo y recuerde los RDL 13 y 14 del 2010.

El primero es un viejo amigo suyo porque es el que creó la crisis de los controladores. Ahora si se va a la pagina WEB del colectivo podrá ver un informe de la situación que estoy seguro que no le va a sorprender. Está ilustrado con una imagen de Rubalcaba haciendo el saludo fascista.

El segundo supongo que le será desconocido pero le juego doble contra sencillo a que explica por si solo, al menos, el 20 % de nuestra actual prima de riesgo. No acepte la apuesta porque juego con ventaja.

Un cordial saludo

Andrés de la Oliva Santos dijo...

Me parece muy bien que cualquier lector no esté de acuerdo con lo que escribo. Pero el desacuerdo del Sr. Galán con este "post" es, en realidad, un desacuerdo con lo que él interpreta que quiero decir y con lo que me hace decir en una segunda parte del "post", porque nada dice sobre la primera y mayor parte de lo escrito, aquélla que precisamente es la principal según los títulos de los dos "post": el enorme crimen y la subsiguiente monstruosa impunidad (hasta la fecha) y la gigantesca incompetencia, con "egoísmo miope" añadido, que el amigo Galán ejemplifica al referirse a la actuación de Alemania respecto a Grecia. Por cierto que yo no hablo de "enorme error" de Alemania. Hablo de la grandísima responsabilidad -desde luego gravosas y no exigida por la justicia conmutativa- de Alemania en este momento crítico.

Yo no busco unos culpables principalísimos de la crisis económica mundial, porque los señalo. Busco una explicación y unos responsables del selectivo ataque de "los mercados" a ciertos países en lo relativo a la deuda soberana. No se dice nada sobre mi conjetura al respecto. Que hay motivos para no fiarse económicamente de España lo tengo dicho hace muchos meses aquí mismo. Que haya motivos para que, en 48 horas, los focos de la "prima de riesgo", que nunca apuntan en determinadas direcciones, pasen de centrarse en Italia a hacerlo en España (por cierto, contra el criterio públicamente expresado por Merkel y Sarkozy)es lo que me intriga. Los indicios como fundamento de la conjetura explicativa que propongo están incólumes tras las observaciones discrepantes del Sr. Galán, aunque, por supuesto, podrían ser eliminados por otras observaciones e informaciones.

Y para terminar y en resumen: no he puesto en duda la necesidad, siempre, de la diligencia, probidad y prudencia del "buen padre de familia", que no estira más el brazo que la manga. Tampoco he propuesto ni sugerido ningún "borrón y cuenta nueva" ni transferir rentas de las hormigas a las cigarras. Y ninguna de estas dos cosas es consecuencia necesaria de lo que sugiero. Finalmente: no puedo ser partidario de un "termino medio entre la austeridad y el dispendio", porque el "dispendio" me ha parecido y me parece, en todo caso, económica y éticamente rechazable.

Explicar todo lo anterior con detalle no me sería imposible, pero excede de un comentario razonable. En todo caso, aclaro que, por el momento, excluyo el derrumbamiento de Europa. Tendría que haber muchos suicidas.

Andrés de la Oliva Santos dijo...

¡Olvidaba algo! La desastrosa gestión de Sebastián con las energías renovables, a la que me referí hace bien poco en este "blog" ha tenido un hito muy influyente, desde luego, en la desconfianza de importantes inversores extranjeros: cambiar las reglas de juego de la producción de electricidad de origen fotovoltaico cuando éste ya había comenzado fue algo inicuo, seguido por la majadería criminal de "sostenella y no emendalla". No tengo tan mala memoria, amigo Galán.