miércoles, 13 de junio de 2012

RUIZ GALLARDÓN, MINISTRO DE JUSTICIA DE ESPAÑA, NOS ILUMINA SOBRE LA CRISIS ECONÓMICA



LA REFORMA ESTRUCTURAL MÁS URGENTE: SUPRIMIR LA SIESTA


Lo sé muy bien, lo sé: amigos, compañeros y lectores de este “blog” están deseosos de que hable aquí de la Justicia y de asuntos jurídicos, en vez de preocuparme tanto de temas económicos. Y yo tengo la mejor de las disposiciones a complacerles, pero lo que sucede es que, en estos meses, existen motivos para preocuparse sobre cuestiones tan prosaicas como si los billetes o monedas de euro que tenemos nos servirán para comprar lo que teníamos pensado comprar, si los cajeros automáticos realmente funcionarán, si nos pagarán la nómina y, en caso afirmativo, en qué importe y si, puestos a acudir al banco, estará abierto y, de estarlo, podremos disponer o no de billetes según las anotaciones de nuestra cuenta. Uno -¡qué le vamos a hacer!- se preocupa con estas cuestiones y otras similares, muy a ras de tierra, como cuánto le quedará de pensión o si seguirán abiertos los comercios donde habitualmente se provee de champú y pasta dentífrica, de pilas y bombillas o de calcetines. Uno se preocupa porque quizá tenga que cambiar de peluquería, porque tiene primos y sobrinos en paro o amenazados de despido, porque a diversos amigos les renueven contratos de trabajo que hasta hace meses parecían sólidos y porque se mantengan abiertos, o cierren, sus beneméritos bares y restaurantes preferidos.

Y si uno tiene amigos en Méjico, en Argentina o en Italia, a las nada poéticas preocupaciones anteriores se añaden otras similares, aunque localizadas más lejanamente. Y así, uno no sigue con atención lo que en principio tendría que interesarle más: los modelos de proceso penal, la adecuada protección de arrendatarios y arrendadores de fincas urbanas, la naturaleza del Ministerio Fiscal y, sobre todo, lo más importante para la Justicia, en todo el globo terráqueo: los sistemas ADR (Alternative Dispute Resolutions). Llega la cosa al punto de que uno no sigue la última jurisprudencia del Tribunal Constitucional ni la más reciente doctrina de la Dirección General de los Registros y del Notariado ni las divergencias de las Audiencias Provinciales sobre despacho de ejecución contra quien no figura como deudor en el título ejecutivo, pongo por caso. Uno anda intentando entender qué le pasa al mundo, empezando por su calle. (Tanto "uno" parece un tango y se merecen, para descansar un poco, escuchar esta excelente versión del maravilloso "Uno": http://www.youtube.com/watch?v=VoEZSzNQ5DI)

Pero ocurren cosas que le devuelven a uno a la realidad, a los fundamentos de la vida, a las raíces de los problemas. Y así, D. Alberto Ruíz-Gallardón, Ministro de Justicia de España, se va de viaje a Ciudad Real para imponer una condecoración y alumbra allí una idea brillante, que lanza al mundo con la contundencia demostrada en su tenaz defensa de las más hondas convicciones jurídicas y con la legitimación que le proporciona conocer a fondo cómo cabe aumentar la deuda pública hasta límites inimaginables para el homo sapiens común. Allí, en Ciudad Real, el Ministro insiste en un cambio radical, decisivo para regenerar la Justicia española, algo al alcance sólo de la privilegiada mente del ex-Alcalde de Madrid: el mes de agosto debe ser hábil a los efectos procesales.

No puedo sino hacerme eco de esta iniciativa, a la que, por supuesto, se ha sumado de inmediato el ilustre Decano de abogados personalmente distinguido en Ciudad Real por el Ministro. Piensen, ponderen Vds. bien los meritorios redaños que muestra poseer el Ministro Ruiz Gallardón: a los pocos días de afirmar que el Presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), así como la Justicia española en su conjunto, salían reforzados con el archivo de una denuncia por malversación de caudales públicos y a menos días aún de que el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) oficial hiciese público que, por vez primera, los Jueces y Magistrados son los servidores públicos peor valorados según una encuesta realizada tras conocerse los hechos que fundaban la denuncia (numerosos viajes del referido Presidente, pagados en todo o en parte con los caudales públicos), el Ministro Ruiz Gallardón considera importante insistir en que el mes de agosto sea hábil para cualesquiera actuaciones procesales (para bastantes siempre lo ha sido y lo es: p. ej., para toda las investigaciones y medidas cautelares penales). El Ministro tiene claro y no abriga ninguna duda de que, robustecida la Justicia y sus servidores gracias a los buenos ejemplos de las “cúspides” y a las firmes ideas ministeriales, lo que hace falta es habilitar procesalmente el mes de agosto.

Los argumentos del Ministro son en verdad impresionantes. Cito literalmente:

"No se puede decir a un inversor en el mes de agosto que su inversión debe ser retrasada a septiembre"

"Jamás en este país se volverá a decir a una actividad económica que quedará paralizada 30 días por ser agosto".

Yo reconozco que ignoraba que -carambolas singularísimas aparte- las decisiones sobre inversión dependiesen de los tribunales de justicia. Y tampoco sabía que en el mes de agosto, a causa de disposiciones de las normas orgánicas y procesales, quedase paralizada alguna actividad económica.

Con ser lo anterior merecedor de la más detenida consideración, lo verdaderamente importante es el pensamiento profundo de Ruiz Gallardón subyacente a ese propósito ministerial. Lo deja expresado con esta frase lapidaria, que voy a destacar como merece:

“España no está para siestas”

En todo el mundo se conocen unas cuantas palabras de la lengua española: “amigo”, “patio” y “siesta”, me parecen las más destacadas. Centrándonos en la última, conviene recordar que son ya numerosísimos los estudios científicos, sobre todo en el ámbito de la medicina, realizados principalmente en los EE.UU., pero también en Japón, que han concluido, sin discrepancias, en los muy benéficos efectos de la siesta sobre la salud. No hubiera estado de más, por tanto, que el Ministro Ruiz Gallardón hubiese proferido su lapidaria frase con algunas salvedades. Por ejemplo: “España no está para siestas prolongadas” o “para siestas de pijama y orinal”. Sin esas salvedades, me temo que la frase de Ruiz Gallardón sea enmarcada en despachos oficiales alemanes y británicos, desde los que se sostiene la vagancia y la arrogancia de los europeos meridionales y, en concreto, de los españoles. No ha sido un buen momento para provocar ese titular, cuando, además, todo US citizen que puede y se preocupa por su salud se echa la siesta (takes a nap) y, sin duda, también querrían echársela los japoneses más sensatos. Me temo incluso que, al estilo del cartel de entrada de los campos nazis (ARBEIT MACHT FREI: el trabajo libera), coloquen en China, a las puertas de sus ciudades-fábricas, cartelones en que se lea 中國是不是小睡,que, según el traductor de Google, significa: CHINA NO ESTÁ PARA SIESTAS.

Ahora bien: si el Ministro Ruiz Gallardón entiende que la siesta, incluso la breve, la clásica cabezadilla, es la clave para la recuperación de España, no hay más que hablar. Más IBI, más tasas y nada de siestas. Sin duda ésa debe ser la clave para acabar con el déficit público y, lo que es más importante, para reducir los desequilibrios estructurales entre Alemania y los países periféricos, que es, según todos los analistas serios, el punctum dolens, el problema de fondo de la Unión Europea, al que nadie le ve arreglo, por la sencilla razón de que no lo tiene.

¿Entienden ahora los lectores de este blog por qué no hablo más de la Justicia? ¿Qué puedo hacer o decir, en serio, cuando el CGPJ está en las manos que está (Presidente y muchos Vocales) y el Ministerio de Justicia ha sido confiado a este hombre, D. Alberto, un político de carrera tan simpático, sencillo, asequible y llano  y, cuando a los Jueces y Magistrados, además de su lamentable auto-funcionarización y pérdida de identidad, les cae encima la basura a la que son, no ya ajenos (en cierta medida no lo son, si apoyan a asociaciones judiciales desentendidas de la calidad de la Justicia y convertidas en pseudo-partidos), sino también víctimas? Hoy sólo se me ocurre una pequeña cosa. Se me ocurre que para lo que no está España es para Ministros de Justicia como Ruiz Gallardón. Y esto sí lo digo completamente en serio.

3 comentarios:

José Ignacio Martínez Pallarés dijo...

El Sr. Ruiz Gallardón tiene la urgente necesidad, fisiológica, de hacer algo, lo que sea, de llamar la atención, y como no hay dinero tiene que salir con esas ocurrencia que en principio son gratuitas, aunque sean, o a mi me lo parece, una solemne tontería, dicho sea con el debido respeto y en términos de defensa.

1ª) Cuando en algunos partidos judiciales están señalando vistas a 18 meses, es absurdo pretender que con esa medida se va a solucionar el problema, porque no llega ni a la categoría de parche.

2ª) Pero es que además, no se puede entender la declaración del mes de agosto como hábil para todas las actuaciones procesales sirva para nada, salvo, claro está, que se elimine el mes de vacaciones de jueces y funcionarios de justicia, lo que no es posible.

3ª) El Sr. Gallardón no ha pensado en los abogados autónomos y pequeños despachos (total, para qué, mientras haya riñones, y además no les queda otra ¿no, Sr. Gallardón?), que representan un porcentaje muy elevado del ejercicio profesional en España, y que se pueden ver en serias dificultades, frente a las grandes firmas que podrán sortearlo sin problemas.

Si el Sr. Ministro piensa que va a solucionar los problemas de la justicia con esa ocurrencia, es que no tiene claro a dónde va, y tal vez no debería estar dónde está-

Anónimo dijo...

Que Ruiz Gallardon sea Ministro de Justicia,es una singularidad de las muchas en España.España esta llena de singularidades,osea en terminos cosmologicos,acepcion referida a lo que nadie entiende.Fui clave en la meteorica carrera de Gallardon..simplemente porque el mundo,no es lineal,ni dialectico....sino caotico y matematicamente complejo.Lei su ultima tercera de ABC,sobre las Universidades...disiento...tengo dos hijos profesores en Universidades Privadas USA y formados en ellas y puedo aegurarle,que el estereotipo no se ajusta ala realidad...ni son Endogamicas como la mayoria de las Españolas,ademas de fomentar la competicion empezando por los creditos personales a la educacion.
Las Universidades USA son la fuente de la innovacion y liderazgo de aquel pais.En ciencia ,como en todo the survival of the fittest is the key.
Conservate Bueno.
Francisco Jose Lorca Navarrete.

Andrés de la Oliva Santos dijo...

Para el Prof. Lorca Navarrete: me parece meridianamente claro que en mi artículo de ABC del 21 de julio de 2012 me refiero exclusivamente a las Universidades privadas en España. Best wishes and take care you too.