miércoles, 28 de diciembre de 2011

INTOLERANTES CON LA DISCREPANCIA O LA SUPRESIÓN DE LAS LIBERTADES INTELECTUALES



EL “DIÁLOGO DEMOCRÁTICO DEL ENEMIGO


Todos los lectores de este “blog”, aunque no hayan estudiado Derecho, saben lo que es mediar, lo que es la mediación.  Hace de mediador, por un motivo u otro, quien procura acercar posturas entre dos partes enfrentadas con el propósito de que lleguen a un acuerdo que a ambas les parezca mejor que el enfrentamiento (incluido el procesal). La mediación es cosa buena, que no puede merecer de nadie el menor reproche, salvo que, en vez de mediar, se trate de entrometerse. El mediador no es el entrometido, el “meticón”, el metomentodo, que suele salir mal parado. La mediación se ejerce cuando alguien la pide, de palabra o con gestos significativos y se desenvuelve pacíficamente cuando es aceptada, aunque sea a regañadientes, por quienes están en conflicto.

¿Quién puede estar en contra de la mediación, así entendida, no confundida con una oficiosidad agresiva, inoportuna e imprudente? Nadie, ¿verdad? Pues no, miren por dónde, yo -eso dicen- estoy en contra de la mediación. Francamente, no lo sabía y todavía no me lo explico, pero así lo afirman muy seriamente, con tono de reprimenda severa, algunos profesionales del Derecho. Fue publicar un breve texto crítico con un Proyecto de Ley de Mediación que caducó al disolverse las Cortes (véanlo, si quieren,  en mi otro blog DOCUMENT-AOS) y ser declarado enemigo de la mediación y, por si fuera poco, enemigo por intereses espurios, por defender a los grandes despachos de abogados (cuando hace bastantes años que no ejerzo como abogado y nunca he formado parte de un gran despacho). Han decidido que a mí me disgusta la mediación. ¿Por qué rayos tendría que disgustarme a mí que haya gente que intente que dos partes enfrentadas conozcan mejor los puntos de vista del contrario, hablen, piensen y procuren llegar a un acuerdo, lo logren o no? Pero es que hay demasiadas personas que, en cuanto no leen lo que esperaban leer, ya no leen bien, se saltan frases enteras, suprimen párrafos, desprecian argumentos como si no existieran y atribuyen al autor con el que discrepan actitudes e intereses absolutamente inventados, pero que podrían explicar la discrepancia mucho más simple y fácilmente que los argumentos del discrepante.  Así se ahorran leerlos con algún detenimiento.

Como ese mismo texto por el que se me declara enemigo de la mediación (e ignorante sobre la mediación, claro es) lo he expuesto -con ampliaciones que hacen aún más crítica mi opinión sobre el decaído Proyecto- en dos congresos sobre mediación a los que he sido invitado en Italia, con asistencia de numerosos mediadores y donde nadie lo ha entendido contrario a la mediación, sino contrario a una determinada forma de ver y de regular la mediación y se me ha pedido publicarlo en una revista seria, no tengo más remedio que concluir que esto de reaccionar sumariamente contra el discrepante es cosa typical spanish. No es exactamente así, porque en todas partes cuecen habas, pero en España estamos alcanzando grados nada envidiables de intolerancia y de incapacidad para hablar si no es con quienes piensan -o fingen pensar- exactamente como nosotros. Esto es lo más grave. Porque así no hay comunicación que valga. No hay posibilidad de progreso. Nadie se enriquece con los puntos de vista distintos y opuestos (tantas veces, sólo aparentemente opuestos). En infinidad de asuntos, sólo hay dos bandos y dos colores, blanco y negro. No hay grises que valgan, no hay opiniones discutibles. Y por tanto, no se discute. Cada bando trata de ganar.  Y si ninguno tiene la sartén por el mango, trata de situar a “uno dei nostri” (a uno de los suyos) a cargo del mango de la sartén. Los observadores con actitud presumiblemente imparcial, desinteresada, no existen. O pueden existir, pero siempre que estén calladitos. Es como si se estuviese en guerra y se aplicase, a semejanza del Derecho Penal del enemigo, el “diálogo democrático del enemigo”, que sería otro de los numerosos retorcimientos del lenguaje para disfrazar una realidad y denominarla precisamente con el nombre de lo que se niega. No hay diálogo genuinamente democrático cuando no se escucha lo que muchos, incluso minoritarios, tengan que decir. En ese falso “diálogo democrático” sólo hablan entre sí los del mismo bando, porque han resuelto que tienen la razón en todo, que tienen toda la razón. ¡Ahí es nada! ¿No es ésa idea la raíz y la base de la actitud y de la praxis totalitarias?

Éste de la mediación es sólo un ejemplo. Los lectores habituales de este “blog” pueden estar pensando en  otros. Pueden estar pensando, probablemente, en cómo se me declaró enemigo de los Secretarios Judiciales por el simple hecho de pensar y decir que, según la Constitución vigente, sólo ejercen jurisdicción los Jueces y Magistrados. Porque es eso, simplemente, lo que he defendido. Eso y sus ineludibles consecuencias. Nada más. Y nada menos. Sin embargo, me atrevo a pensar que en este “blog” ha habido finalmente debate, diálogo real, donde han aflorado, junto a elementos pasionales -que deberían rebajarse de intensidad, si no desaparecer-, posturas discutibles que han sido discutidas. Quiero pensar que se ha puesto de manifiesto que las discrepancias no son absolutas ni siempre debidas a animadversión o enemistad. Es de esperar -yo así lo espero- que el modelo actual de la Nueva Oficina Judicial  (NOJ) sea revisado sin la dialéctica belicosa del “diálogo democrático del enemigo”. La NOJ del futuro no es cosa que importe o deba importar para satisfacción de posturas corporativas mayoritarias (de jueces, de Secretarios, de la clase política partidaria de meter al Ejecutivo en la Justicia o del CGPJ, que se comprometió en exceso, fuera de sus atribuciones, con un modelo deficiente) sino para que la Justicia sea mejor para todos los que acuden o pueden acudir a ella. En todo caso, yo no represento a nadie ni me juego nada personal. Chuscamente, hubo quienes afirmaron que los profesores de Derecho Procesal opinábamos como la hacíamos para defender nuestros manuales. Una bobada enorme, porque, vistas las cosas así, ocurre exactamente lo contrario: los cambios requieren nuevos manuales.  De modo que si estuviésemos en la llamada “industria textil” (que ya no rinde ganancias relevantes), mejor serían siempre los nuevos textos que las reimpresiones o reediciones de los antiguos.

Un último ejemplo, por hoy, de intolerancia, ésta fuera del ámbito de la Justicia. A la nueva Ministra de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad, se le ocurrió hablar de “violencia en el entorno familiar” en su primer speech. De inmediato, le reprocharon en tropel no haber dicho “violencia doméstica” y, poco después, afinando la corrección dogmática, la anatematizaron por no haber utilizado la expresión “violencia de género”. A mí me parece que viene a significar lo mismo “doméstico” que “en el entorno familiar” Y también me parece inadmisible, no la expresión usada por la Ministra, sino esa tiranía sobre el lenguaje. ¿No se puede defender que calificar la violencia como “de género” es una opción lingüística como otras e incluso peor? Si una madre pega a su hijo o un hijo pega a su madre, ¿hay alguna distinción relevante respecto del caso en que la madre pegue a su hija o ésta a su madre?  Yo no la veo, pero en este segundo caso, la violencia no sería “de género”, aunque sí “contra la mujer”. La Ministra bien podía haber respondido: “me expreso como me parece, sin que el modo de expresarme suspenda o derogue ningún precepto legal”. Pues no: acosada por los “correctos” y sus portavoces, ha tenido que asegurar, a la defensiva, que “no hay ningún cambio de terminología”.

En un plano más sustantivo, he presenciado ya en un par de ocasiones a jueces y profesionales del Derecho, entre los que había mujeres y hombres, plantearse seriamente, sin machismos ni feminismos, si la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, no estaría siendo un factor criminógeno de esa violencia, es decir, si no estaría contribuyendo a aumentarla. Porque, aunque siempre ha habido varones-animales violentos y maltratadores, la radicalidad de algunas medidas de la ley podría estar conduciendo a la violencia a otro tipo de varones. No se trataba de justificar ninguna violencia, sino sólo de preguntarse por posibles efectos colaterales de exasperación y acorralamiento, que tal vez cooperarían a la producción de tragedias tales como el asesinato de mujer e hijos y al posterior suicidio o a la inmediata entrega voluntaria del asesino. Ninguno de los dos grupos que hablaba del asunto lo hacía con conclusiones preestablecidas, con respuestas a priori.  Simplemente se preguntaban algo, no sin algunos motivos. Pero ambos grupos eran conscientes de que no era posible hablar públicamente de la cuestión. Serían socialmente linchados y probablemente represaliados.  Gravísimo fenómeno, el de esta censura previa. Porque ¿no sería más razonable que los partidarios de la citada Ley fuesen los primeros y más interesados en saber si quizá lo legislado tiene algunos efectos negativos y no queridos y, en tal caso, ver de qué manera evitarlos?

Si no se puede ni hablar serenamente de ciertos temas, si no cabe discrepar sin ser declarado enemigo y, en consecuencia, sancionado al menos con el insulto y la descalificación personal, con la atribución de intenciones y finalidades perversas, lo que ocurre es que la democracia es meramente formal, sin espacio para una participación pacífica de las opiniones libres en la formación de la opinión pública, sojuzgada por un feroz dirigismo de los poderes, que han devenido, todos ellos, poderes fácticos, puesto que no respetan las libertades constitucionales, empezando por las del art. 20.1 de nuestra Norma Fundamental.

En las vísperas de un nuevo año, digo que soy consciente de lo que hay, que es esto, esta penosa situación, que, entre otros efectos, conduce también a que muchos jefes de todas clases no quieran a su lado a nadie que haga algo distinto de aplaudir constante e incondicionalmente. Y digo también que, aunque no pretendo que una ley de mediación responda a mis opiniones (entre otras cosas, porque no las tengo completas) ni me propongo que exista una oficina judicial conforme a mi modelo (tampoco lo tengo, aunque sí ciertas ideas) ni me apetece en lo más mínimo participar en ningún cambio de la L.O. 1/2004, estoy -sigo- dispuesto a pagar el precio de formar libremente mi opinión -incluso sobre los tres temas citados: mediación, NOJ, violencia de género- y expresarla aquí cuando me parezca oportuno.  Que los de la sartén por el mango se lo pasen bien y disfruten de su talante liberal y democrático.

6 comentarios:

Joaquín Galán dijo...

Ciertamente profesor que la intolerancia es una característica notable del tiempo que nos ha tocado vivir. Hay en ello mucho de radicalidad aunque creo que lo mas evidente es que las personas intolerantes son gente sin argumentos o con argumentos muy pobres que no están dispuesto a lidiar en buena lid. Lo suyo es mas bien una cuestión emocional sin relación con el fondo. Por eso su mejor opción es atacar a la persona.

Otra de las características de nuestro tiempo es la completa perversión del lenguaje a la que hemos llegado que va acompañada de un absoluto desprecio por lo que la verdad significa. El lenguaje es expoliado hasta el punto de que una palabra puede significar tanto una cosa como su contraria y ciertas palabras especialmente valorados ha sido apropiadas como si fueran mérito propio. Progreso es un buen ejemplo.

La rabieta por la expresión empleada por la ministra no es mas que resentimiento al observar la facilidad con la que se empieza a desmantelar otro de sus mitos, esos que crean con tanto esfuerzo de propaganda.

Un saludo

Quijotadas dijo...

Si no hubiera dos bandos enfrentados, sea en el tema que sea, a duras penas podría hablarse de España. Los míos y los otros. Tertium non datur. Pero eso es fruto de la Historia de nuestro país, de siglos de incultura y de servilismo para ser un estómago agradecido.

Lisias dijo...

Esto que comenta es nuevo ejemplo de la dictadura del lenguaje y lo políticamente correcto, por un lado, y la adscripción forzosa a uno de los dos bandos patrios: los de Caín y los de Abel, algo muy propio en esta nuestra Iberia.
Las absurdas e irrelevantes quejas sobre la terminología ministerial son llamativas. Alguien tendrá que decirle a la opinión pública que violencia sobre la mujer, de género (denominación incorrecta, porque las personas tenemos sexo, las palabras género) o ámbito familiar tiene la misma semántica si de lo que se está hablando es sobre el ataque de un esposo contra su esposa o relación análoga: la denominación no cambia, altera, minusvalora la calificación jurídica de los hechos, ni supone una suerte de atenuante social.
Machado apelaba a que la verdad es lo que es, y sigue siendo verdad aunque se piense al revés; y Unamuno llamó rumiantes a aquellos que se pasan rumiando la miseria humana, preocupados de no caer en tal o cual abismo.
Mucho político, mucho periodista y alguna asociación cainita me parece a mi que son esclavos de esos abismos artificiales. Siempre de puntillas por el mundo, a expensas de meter el dedo en el ojo ajeno... por si acaso.
Feliz año
Lisias

Aguador dijo...

Estimado D. Andrés:

Ante todo, felicitarle el Año Nuevo (que además de ser "nuevo" esperamos también que sea "bueno"). E intervenir nada más que para recordar una frase que dijo el teórico comunista Gramsci (luego curiosamente reconvertido en católico): "La PRIMERA perversión es la del lenguaje". La izquierda patria ha elevado esa perversión al nivel de programa político, de tal manera que han confundido la realidad de muchas personas, por no hablar de las generaciones que suben, educadas en la LOGSE y la LOE... Veremos qué hace en este sentido el nuevo Gobierno.

Saludos,
Aguador.

José Ignacio Martínez Pallarés dijo...

Discrepo en un punto muy concreto: evidentemente es lo mismo violencia en el entorno familiar que violencia doméstica, pero no es lo mismo que "violencia de género".

Creo que ese término no es inocente y responde a una ideología muy concreta, porque los que lo que propugnan los defensores de la "perspectiva de género" es que no existen hombres o mujeres por naturaleza sino como resultado de una “construcción social” cuyo objeto es el sometimiento de la mujer, y que para que hombre y la mujer sean iguales hay que llegar a una sociedad sin clases de sexo.

Las implicaciones de esa ideología son muchas, puesto que supone "deconstruir" toda una serie de instituciones y conceptos, y se han plasmado en numerosas leyes a lo largo de estos últimos años.

No, no creo que sea nada inocente que le hayan exigido a la ministra la utilización de esa terminología.

Andrés de la Oliva Santos dijo...

A D. José Ignacio Martínez Pallarés: Pues no hay discrepancia, sino mala explicación por mi parte, porque estoy completamente de acuerdo con su comentario. La equivalencia que yo apreciaba se limitaba a "entorno familiar" y "doméstica", no a la expresión "de género". Respecto de ésta, lo que digo es que es, lingüísticamente, cabe considerarla una opción errónea, porque las bofetadas madre-hija o a la inversa NO serían violencia de género, al no haber diferencia de éste, supuesto que el género de los que se abofetean sea femenino, siempre -por descontado, según la ideología de género- que la posición de madre y de hija sea culturalmente aceptada por una y otra. En cambio, las bofetas madre-hijo o viceversa SÍ serían violencia de género. Unas y otras serían "violencia doméstica" o violencia "en el entorno familiar". Y unas y otras deberían preocuparnos por igual.